Agenda

Noticia

Dos investigadores del IBiS reciben el I Premio Ateneo de Sevilla para jóvenes investigadores en Alzheimer

    • Los premios del Excmo. Ateneo de Sevilla promueven este año, por primera vez, la investigación sobre la enfermedad de Alzheimer incentivando a los jóvenes científicos sevillanos. 

     

    • La asociación cultural otorga sus premios anuales junto a la Universidad de Sevilla para fomentar la cultura literaria, artística y científica en la ciudad. 

     

    Sevilla, 25 de enero de 2022

    El jurado del I Premio Ateneo de Sevilla para Jóvenes Investigadores sobre la Enfermedad de Alzheimer, del Ateneo de Sevilla y la Universidad de Sevilla, reconoce el trabajo y trayectoria de dos investigadores del Instituto de Biomedicina de Sevilla. El primer premio, dotado con 2.000 €, ha recaído en Antonio Boza Serrano, investigador del grupo “Envejecimiento Neuronal” que lidera en el Prof. José Luis Venero. El segundo premio, de 1.000 €, lo ha recibido María Isabel Álvarez Vergara, investigadora del grupo “Mecanismos de mantenimiento neuronal”, dirigido por el Dr. Alberto Pascual. Los premios serán entregados el próximo 25 de enero en un acto oficial que tendrá lugar en la sede del A Excmo. Ateneo de Sevilla. 

    El objetivo de esta convocatoria por parte de la organización es la de incentivar y estimular a los jóvenes científicos que estudian la Enfermedad del Alzheimer, siendo ésta la principal causa de demencia en nuestro país y el mundo. “El deterioro cognitivo y las dificultades que encuentran los pacientes de Alzheimer y sus familiares en su día a día conforme avanza la enfermedad, hacen especialmente urgente encontrar soluciones que contribuyan a mejorar su calidad de vida”, señala Antonio Boza.

    El primer premio ha sido concedido por los hallazgos publicados en 2019 sobre la relación entre la regulación de la respuesta inflamatoria en la enfermedad de Alzheimer y la activación del sistema inmune, concretamente de la molécula Galectin-3. Según el trabajo realizado con modelos de animal, la enfermedad se reduce con la eliminación de dicha molécula, lo que supone un avance hacia el conocimiento del Alzheimer y su comportamiento. 

    El segundo premio valora un trabajo realizado en el IBiS y publicado en 2021, donde se estudia como la enfermedad, además de afectar a las neuronas, ataca también a las células de los vasos sanguíneos, lo que contribuye a la progresión del deterioro cognitivo.

    El Excmo. Ateneo de Sevilla se concibe con la intención fundamental de promocionar un espacio plural y abierto a la cultura, la ciencia, la literatura, el arte y la actividad solidaria en la ciudad de Sevilla impulsando a sus ciudadanos. 

     

    Captura de pantalla 2022-01-25 a las 9.33.19

    Investigadores del IBiS premiados por el Excmo. Ateneo de Sevilla

     

    Antonio Boza es licenciado Bioquímica en la Universidad de Sevilla y máster en Neurociencias. Posteriormente, se traslada a la Universidad de Lund, en Suecia, donde comienza su carrera investigadora pasando por diferentes etapas entre las que figura el paso por la Unidad de Neurología en el Hospital Clínic de Barcelona, paso previo a llegar al Instituto de Biomedicina de Sevilla en 2021 con una beca Juan de la Cierva. Actualmente, se centra en expandir sus líneas de investigación en el laboratorio “Envejecimiento Neuronal” del IBiS sobre la Enfermedad de Alzheimer y las Demencias Frontotemporales. 

    María Isabel Álvarez pertenece a la primera promoción de graduados en Biomedicina de la Universidad de Sevilla y ha realizado su investigación durante su doctorado en el grupo “Mecanismos de mantenimiento neuronal” del IBiS dirigido por el Dr. Alberto Pascual. Actualmente se prepara para incorporarse a la Universidad de Bonn en el grupo de la Dra. Carmen Ruiz-de Almodóvar, donde pretende seguir estudiando la relación entre las patologías cerebrales y los vasos sanguíneos.

    “La enfermedad de Alzheimer es multifactorial, lo que hace muy relevante su investigación dada la visión completa del funcionamiento cerebral que implica”, apunta Boza, “la repercusión de los hallazgos que se encuentran al investigar sobre la enfermedad van más allá de la propia enfermedad y sirven para comprender el funcionamiento cerebral, así como patologías que presentan características similares”. 

    Más información